San Ignacio de Loyola

San Ignacio de Loyola
San Ignacio de Loyola debe su origen a la reforma en el siglo XVI de unos inmuebles, parte del conjunto palaciego de los Dávila, adquiridos por el Arzobispo Diego de Guzmán.

Tras la expulsión de los jesuitas por Carlos III, este templo pasó a convertirse en parte del Palacio Episcopal y la Iglesia de San Ignacio de Loyola cambió de nombre y comenzó a llamarse San Tomé el Nuevo.

San Ignacio de Loyola posee un interior distribuido en tres naves separadas por ábsides. Este templo se caracteriza por la ausencia de nave central que se articule como crucero.

En el interior, encontramos una galería en forma de tribuna que recorre todas y cada una de las naves y que funciona como Archivo Episcopal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR